COMUNICACIÓN CON EL PACIENTE DEPENDIENTE CON ALZHEIMER

Post image of COMUNICACIÓN CON EL PACIENTE DEPENDIENTE CON ALZHEIMER
Filed in Otros 2 comments

alportCoincidiendo que hoy es el Día Internacional del Alzheimer (21 de Septiembre) y una vez planteado el tema de la comunicación con el paciente cognitivamente sano, os invito a leer acerca de las pautas a seguir delante un enfermo con Alzheimer y su deterioro cognitivo.

La Enfermedad de Alzheimer es una enfermedad neurológica crónica y degenerativa, cuyos síntomas tienden a la invalidez funcional del paciente, por lo que cada vez es mayor la dependencia de sus cuidadores, familiares, personas del entorno, etc. y exige una dedicación cada vez más exclusiva.
Ésta enfermedad, con el tiempo afecta a todos los aspectos de la vida de la persona: cómo piensa, siente, se relaciona, actúa, etc… Es difícil predecir cuáles son los síntomas que tendrá, el orden en el que aparecerán, o la velocidad de su progresión. Algunos de los cambios que normalmente padece un enfermo de Alzheimer pueden ser:

Cambios en habilidades mentales: la enfermedad de Alzheimer afecta a la habilidad de una persona para entender, pensar, recordar y comunicar. Olvidará cómo se realizan tareas sencillas que ha estado haciendo durante años o tendrá dificultad para recordar el nombre de las personas, dónde está o cuál era su profesión, etc…

Cambios emocionales y en el estado de ánimo: estos pacientes, suelen ser poco expresivos y algo retraídos. Pierden su habilidad para controlar su estado de ánimo y sus emociones(exaltación como tristeza).

Cambios en la conducta: los cambios en las capacidades mentales y el estado de ánimo provocarán cambios de conducta. Estos cambios en el comportamiento se refieren, por ejemplo, a acciones repetitivas, esconder objetos, búsqueda constante de algo o alguien, desnudarse, trastornos del sueño, discutir, cierta agresividad o conductas sexuales inapropiadas. Es importante tener en cuenta que estos cambios de conducta no son intencionados sino que son causados por la enfermedad.

Cambios en la capacidad física: Los cambios que se producen a nivel cerebral, afectarán a su capacidad física incidiendo en su coordinación, observándose una manera distinta de moverse, de caminar, expresiones gestuales diferentes, etc.

Comunicarse con una persona con Alzheimer es un reto, la capacidad de comunicación se va transformando paulatinamente. Así, de una comunicación normal en los estados leves, se pasa a una comunicación oral cada vez más difícil y escasa, para acabar en comunicación no verbal en las fases avanzadas. De todas maneras, hay que motivar al enfermo a mantener el contacto con el resto de personas aunque sus capacidades estén mermadas.

Saber cómo hay que comunicarse es importante. Será necesario utilizar diferentes maneras para hacer que le lleguen los mensajes, porque la persona cada vez será más incapaz de expresar sus ideas en palabras, además de no entender lo que se le está diciendo(se le puede “hablar” mediante acciones y expresiones)
La comunicación, por tanto, requiere paciencia e imaginación.

Puntos claves para mejorar la comunicación con el enfermo de Alzheimer
pueden ser:

1. Establecer el escenario.
La comunicación siempre es más fácil si no están pasando otras cosas al mismo tiempo. Se debe mantener el espacio que le rodea tranquilo y silencioso. Por ejemplo, si la televisión o radio está distrayendo a la persona que padece la enfermedad, se debe apagar.

2. Llamar su atención
Hay que acercarse a la persona despacio y de frente. Suavemente, tocar su mano o su brazo para llamar su atención. No hay que empezar a hablar hasta que se sepa si está preparado para escuchar.

3. Contacto visual
Situarse de frente y a la altura de los ojos del paciente, manteniendo así el contacto visual. Esto hará que resulte más fácil al paciente entender lo que se le está diciendo.

4. Hablar claro y despacio
Es mejor emplear frases breves y muy sencillas. Muchas personas tienen costumbre de hablar en tono muy alto a las personas mayores, aun no teniendo problemas de audición. Hay que tener cuidado, pues al hablarles demasiado alto, pueden pensar que se les está regañando.
Otro de los errores que no se deben cometer, es tratar a la persona como a un bebé con un vocabulario “infantilizado”. No utilizar frases como: “¿estamos listos para nuestro baño?”.
Esto hace que la persona se sienta totalmente dependiente de otra. Lo correcto sería:
“¿está usted listo para ayudarme a bañarlo?”.

5. Enviar un solo mensaje
Se debe mantener una conversación sencilla, no incluir muchos pensamientos e ideas al mismo tiempo. Hay que dejar que una tarea esté terminada antes de hablar de otra cosa y no dar muchas opciones. Las preguntas que se pueden contestar con un “si” o un “no” son mucho más fáciles de contestar que las preguntas abiertas. Por ejemplo: “¿Te gustaría tomar sopa para cenar?” más fácil que “¿Qué quieres para cenar?”

6. Estar atento a las reacciones
Las reacciones que tenga cuando se le envía un mensaje pueden dar una idea de lo que entiende. Se debe poner atención a las expresiones de su cara; si el enfermo tiene dificultad para expresar una idea es muy importante prestar gran atención a los gestos, muecas, expresiones faciales, etc.
Y si la persona tiene dificultad para encontrar una palabra precisa, es mejor ayudarle, porque le resultará menos frustrante que dejarle luchar para que la encuentre él mismo.

7. Repetir la información importante
Si la persona no ha entendido el mensaje en un primer momento, repetirlo, utilizando las mismas palabras.

8. Comprensión hacia el paciente
Hay que evitar gritar y levantar la voz así como corregir o enfrentarse al comportamiento extraño, porque recordemos que la conducta no es deliberada. Los enfermos de Alzheimer no quieren comportarse como lo hacen. Se debe neutralizar la situación utilizando la técnica de distracción, como cambiar de tema, ir a dar una vuelta para “buscar” el objeto perdido, ofrecer una comida favorita, etc.
No se deben solicitar cosas que el enfermo no pueda comprender. Si queremos proponerle una tarea debemos empezar mostrándole como puede realizarla y luego ayudarle a conseguirlo mediante instrucciones.

9. Moderación
Hay que tratar de no discutir ni razonar, recordando que la enfermedad afecta a la memoria y a la capacidad mental de pensar con lógica. En lugar de eso, hay que asumir y confirmar. Las discusiones pueden hacer que la persona se vuelva más susceptible y adopte una actitud defensiva e incluso agresiva.

URL corta: http://enfsr.es/LJ3bpS
Posted by FisioAso   @   21 septiembre 2010 2 comments
Tags : , , ,

2 Comments

Comments
Sep 21, 2010
9:47
#1 Fisioaso :

Direcciones útiles:

– Confederación Española de Familiares de Enfermos de Alzhéimer y otras Demencias (Ceafa). http://www.ceafa.es. Teléfono: 902 17 45 17.
– Asociación Nacional del Alzhéimer, AfalContigo. http://www.afal.es y http://www.fundacionmutua.es. Tel. 902 99 67 33.
– Fundación Alzhéimer España (FAE). fundacionalzheimeresp.org. Tel. 913 431 165 y 913 431 175.
– Centro de Referencia Estatal (CRE) de Alzhéimer de Salamanca. http://www.crealzheimer.es. Tel. 923 285 700.
– Centro Alzhéimer de la Fundación Reina Sofía. http://www.fundacionreinasofia.es. Tel. 91 385 22 00.
– Fundación Pasqual Maragall. http://www.alzheimerinternacional.org. Tel. 93 316 09 90.
– Sociedad Española de Neurología. http://www.sen.es. Tel. 93 342 62 33.
– Sociedad Española de Geriatría y Gerontología. http://www.segg.es.Tel. 91 411 17 07.

Oct 8, 2010
12:08
#2 Anonymous :

Leave a Comment

Name

Email

Website

Previous Post
«
Next Post
»
CrossBlock designed by DeltaManual.Com  |  In conjunction with Web Hosting   |   Web Hosting   |   Reverse phone