Redes sociales y cerebro

Post image of Redes sociales y cerebro
Filed in Fisioterapia 2.0 , Fisioterapia Neurológica , Otros 11 comments

Os invito, tranquilamente, a que dediquéis unos minutos (27 concretamente) para ver éste documental del programa Redes, enlazado más abajo, el cual trata sobre el magnífico poder que tienen las redes sociales y cómo influencian en nuestro día a día tanto de forma individual como en grupo, generándome cierta inquietud en cuanto a formar parte de un colectivo muy activo (el de la fisioterapia 2.0) y el de los profesionales de la salud, recordándome ciertos parecidos con el cerebro y la neurología…

Para saber quiénes somos tenemos que comprender cómo estamos conectadosJames Fowler, experto en redes sociales.
Yo soy mi conectomaSebastian Seung, neurocientífico.

La similitud entre ambas citas es brutal, por un lado el análisis que iremos desgranando en este post sobre las redes sociales que nos propone James Fowler con sus estudios acerca del individuo conectado con otros individuos formando una estructura capaz de cambiar de forma con el paso del tiempo o por decisiones a nivel individual, como lo que plantea Sebastian Seung acerca de la capacidad de la neurona para conectar con otras y formar estructuras dirigidas hacia una misma funcionalidad, creencia, pensamiento o decisión, que los llama conectomas.

Eduard Punset inicia la entrevista con una frase o pregunta que me parece destacable copiar literalmente: “La gente se reparte en grupos diferentes en función del trabajo que dicho grupo debe realizar“. Cuando entras en las redes sociales tienes la “libertad” de elegir los contactos o conexiones que quieras establecer con otras personas dependiendo de tus prioridades y gustos que quieras tanto leer como compartir, al fin y al cabo afines a ti, que van en función a tus objetivos que quieras establecer con la creación de tu propia red social. Muy similar, si nos imaginamos el caso de la neurona como “ser individual”, establecerá contacto con sus neuronas vecinas en función del objetivo que quiera desarrollar dependiendo directamente de la función del resto, muy afines a su morfología así como desarrollo neurofisiológico, estableciendo un trabajo grupal llamado programa neuronal. Los tenemos de tantos tipos que realmente es fascinante la capacidad organizativa que tiene el desarrollo de una simple función, como podría ser un programa motor de coger un vaso, programa neuronal de una creencia, programa de respuesta al dolor, programa de cómo levantarse de una silla…

En las redes sociales se establecen igualmente programas, o grupos de individuos afines o con el mismo interés entre sí para el desarrollo de un objetivo o funcionalidad, como podría ser Fisioterapia Sin Red, donde el flujo informativo, compartir los conocimientos, debates e interacción entre individuos afectan al individuo y a la estructura o grupo, dando una visibilidad a la fisioterapia en la red así como la mejora profesional en cuanto a conocimiento y formación profesional. Existen otros grupos que interactúan con éste, como podría ser la cantidad de terapeutas ocupacionales, enfermeras, médicos, etc. que a su vez establecen y forman otra estructura grupal conectada entre sí formando otros programas funcionales que pueden relacionarse o no, dependiendo de los intereses colectivos. Me parece un símil bastante acorde entre las redes del cerebro y las redes sociales.

De todas formas, habría que diferenciar entre las redes estructuradas con una función, como serían las descritas anteriormente, y las redes espontáneas que se forman con nuestros actos independientes, es decir, si nos centramos a nivel de redes sociales, vemos cómo compartir información en este blog (por ejemplo), establece una modificación de la red estructurada de fisioterapeutas, y se añadan otro tipo de perfiles individuales con intereses afines a la temática desarrollada en éste post, como podrían ser expertos en social media, bibliotecarios o neurólogos, individuos a su vez potenciales que pueden esparcir el conocimiento con otros social media, bibliotecarios o neurólogos. Así que se transmite de forma natural sin que nosotros hayamos creado esa red. “La forma de la red influye en la forma de comportarse, tendemos a copiar el comportamiento de aquellos quienes estamos conectados” (James Fowler).

Curioso es lo que nos cuentan en el vídeo, cómo tras las exitosas campañas de salud contra el tabaquismo, influenciaron en el comportamiento de los fumadores en la red, pero es que también influenció el fumar, generando cambios en la forma de la red. Es decir, hubo cambios en la estructura, los fumadores perdieron amistades, empezaron a ser expulsados en los grupos sociales, etc. lo que curiosamente cada vez era más difícil llegar a ellos, y en consecuencia las campañas antitabaco llegaban menos a los afectados y progresivamente menoscababan la red del fumador.

Por tanto, no sólo estamos influenciados por la estructura, sino que a nivel individual tenemos la capacidad de cambiar la red mediante una acción, podemos generar nuevas interacciones que difundan el mensaje y poder llegar más allá de la red prestablecida o formada en un principio, lo que me recuerda a la ya clásica neuroplasticidad cerebral. Y me explico. Sin duda el cerebro tiene una estructura ya formada, que antiguamente se pensaba que ésta no cambiaba durante el paso de los años, siendo un órgano estático y rígido, naciendo con un número limitado de neuronas que van a ir desapareciendo poco a poco. Pero esto ya se ha demostrado que no es así, estamos hablando de conexiones entre neuronas establecidas con un mismo objetivo, que irán en función del desarrollo de las actividades de nuestra vida diaria. Es decir, la influencia de la estructura no debe quedar sólo en eso, sino que la neurona de forma individual puede generar cambios en la estructura, y la neuroglía se encarga de borrar las conexiones menos utilizadas para desarrollar nuevos caminos y conexiones de esa misma neurona con el resto de compañeras, dependiendo del hábito que hayamos cambiado o desarrollado nuevamente. Y eso se puede analizar, con una simple resonancia magnética, cómo la estructura puede cambiar si ejercemos deporte asiduamente, si somos un individuo sedentario, si estamos en fase de exámenes o si tenemos Alzheimer. Estructura cerebral y componentes en las creencias, la cultura, conectomas que modelan la forma del órgano en el dolor crónico, reversibles todas ellas gracias a lo que estamos comentando.  Toda esta poda sináptica, estos cambios conectivos y neuroplasticidad me recuerdan que en las redes sociales también se utiliza, como por ejemplo los Unfollows, el eliminar de tu red a una persona ya sea porque te hayas peleado o no te interese porque no aporta cosas interesantes, o tener nuevos seguidores y agregar nuevos conocidos que hayas hecho gracias a una jornada de fisioterapia.

Pero no nos engañemos, todos estos cambios estructurales o a nivel individual van con un objetivo, la difusión de la información y la creación de flujos informativos. En las redes sociales el intercambio de información o feedback es constante, sea cual sea la red. Facebook, Twitter, Linkedin… en ellas se vierte información y mensajes que quieres que lleguen a tus contactos directos, pero a su vez puede llegar a los amigos de tus amigos, que a su vez puede llegar a un tercer grado (los amigos de los amigos de tus amigos), hecho que está demostrada la influencia como dicen en el documental, que puedes incidir cambiando tus hábitos a las personas conectadas de hasta 3 grados de separación. En el momento que engordo, los contactos directos tienen la probabilidad de hacerlo un 57%, pero lo curioso en que los del tercer grado la tienen de un 10%. Brutal. Los hábitos son información para otros, y podemos establecer y enviar datos a los de tercer grado positivos, como el dejar de fumar, hacer ejercicio, etc. En la vida real pasa ésto, y ya esta estudiado, pero el poder de las redes sociales hace que pueda llegar tu mensaje hasta un sexto grado (si es importante y destacable) que ya sabéis que podéis tener conexión con cualquier persona del mundo con 6 grados de separación. Así que Obama no nos queda tan lejos. El símil lo encontramos también en las neuronas, ellas se mueven y hacen conexiones o las borran en función del flujo informativo, las que más se usan prevalecen, las que menos, van cayendo. Luchan por una conexión, y cuanto más efectiva, mejor.

Y hablando de conexiones y neuroplasticidad, ésta imagen en el vídeo me recuerda a algo:

 

redes sociales

Si habéis visto el documental, cuando salía la animación virtual representando a las conexiones de un pueblo de Estados Unidos, siendo una investigación de más de 30 años, ver como influye una persona a los demás y cómo afecta a lo largo del tiempo me recuerda y mucho a la capacidad neuronal de establecer nuevas sinapsis o borrar las inútiles, o cómo el cerebro es dinámico y se adapta a las necesidades que exige el individuo. ¿Pero que representan en la imagen los puntitos y líneas? Las lineas que unen puntos son nuevas amistades o enlaces matrimoniales, las líneas que desaparecen son rupturas y divorcios, cada punto que se desvanece es una persona que muere, y los puntos que crecen son personas que engordan lo que suele acarrear que otras personas conectadas con ella engorden también. La animación es tremenda, y las similitudes también. La persona muere, lo mismo que las neuronas, donde se borrará la conexión para formar otra. La persona engorda, las neuronas pueden convertirse en tumorales, lo que puede afectar a las neuronas que están conectadas con ella (esto mejor que lo afirme un neurólogo, pero me parece plausible)…

cultivo-de-neuronas

Muchas personas, al saber que las redes sociales condicionan tanto nuestras vidas, creen que están condenadas a repetir los patrones que circulan por la sociedad, pero podemos cambiar el enfoque: al ser conscientes del poder de las redes, puedes convertirte en el motor del cambio para muchísimas personas que seguramente, ni siquiera conocerás. Éste es un principio que tenemos en Fisioterapia Sin Red, y queremos cambiar el enfoque de las historias que tenemos actualmente en la profesión, que a muchos nos desagradan. Así que, si de forma individual nos sigues, ayúdanos aportando y siendo el motor del cambio.

El individuo es importante, pero el grupo también. Sólo entendiendo cómo establecen contacto estos individuos con otros y su comportamiento, entenderemos el comportamiento del grupo. Y me vuelvo al símil neuronal y el cerebro, donde Obama está invirtiendo cantidad de dinero para poder entender el enigma del cerebro, el desarrollo de sus conectomas, desvelar y entender las conexiones, sólo así podremos comprender el comportamiento del cerebro.

Por último, os dejo con una cita: “Así como el cerebro consigue hacer cosas que ninguna neurona consigue hacer por sí sola, las redes sociales logra lo que una persona no puede hacer en solitario” James Fowler (otra vez…). Brillante

redes_sociales

URL corta: http://enfsr.es/185NQcV
Posted by FisioAso   @   28 abril 2013 11 comments
Tags : , , , , , , , ,

11 Comments

Comments
Trackbacks to this post.
Leave a Comment

Name

Email

Website

Previous Post
«
Next Post
»
CrossBlock designed by DeltaManual.Com  |  In conjunction with Web Hosting   |   Web Hosting   |   Reverse phone