Aportando al boletín de la asociación (sobre Parkinson y Dolor)

Post image of Aportando al boletín de la asociación (sobre Parkinson y Dolor)
Filed in Fisioterapia y Dolor 2 comments

parkinsons-disease-4Os dejo un pequeño artículo que escribí en un boletín informativo que tenemos en la Asociación Parkinson Asturias, dirigido tanto a usuarios y familiares como a los mismos profesionales.

Uno de los síntomas no motores más olvidados en los pacientes diagnosticados de Parkinson, es el dolor, el cual influencia de forma directa la calidad de vida y autonomía del paciente. Qué mejor manera de analizar ésta problemática que consultando la bibliografía descrita en las revistas científicas dedicadas a la investigación.

Uno de los estudios realizados en el Hospital Arquitecto Marcide de Ferrol, incluyeron 224 pacientes diagnosticados de Enfermedad de Parkinson sin otras complicaciones secundarias (como deterioro cognitivo o demencia) o con tratamientos específicos ya desarrollados (como infusión continua por bomba o estimulación cerebral profunda, valorando a cada uno de ellos mediante escalas estandarizadas a nivel internacional, la presencia o no de dolor. Los resultados eran llamativos, puesto que el 72’3% de ellos presentaba dolor.

Pero debemos plantearnos qué tipo de dolor, dónde y por qué. Sobre este 72% (que son unos 115 pacientes) la mitad de ellos ya presentaban algún tipo de dolor antes de ser diagnosticados de Parkinson, pero lo llamativo es que 3 de cada 4 de ellos tenían dolor llamado musculo-esquelético. Es decir, al 75% presentaba dolor en alguna estructura muscular (incluyendo tendón) o articular (cápsula, ligamentos, etc.). Además, el 24% de los que nos quedan, presentaban dolor tipo radicular-neuropático, lo que significa una afectación en el tejido que compone el sistema nervioso, que por motivos diferentes, ha modificado sus propiedades estructurales afectando así al sistema somatosensorial, lo que implica constantes bombardeos de información de alarma que el cerebro da como respuesta dolor.

Pero recordemos que dolor no implica solamente un estado físico, porque éste repercute de manera significativa en estados de depresión (o estado depresivo sobre el dolor), predice peor calidad de vida y autonomía por parte del paciente. Dicho esto, debemos tener en cuenta que según los estudios este tipo de síntoma continua siendo infravalorado, infradiagnosticado e infratratado, donde curiosamente hasta el 41% de los pacientes no habían informado de ello a su propio neurólogo. Así que, por favor, si notáis algún tipo de rigidez matutina que se acompaña con dolor, informad, informad e informad.

Pero pese a este bailoteo de números y porcentajes en el estudio sobre dolor, existen cantidad de abordajes a tener en cuenta para paliar éste síntoma tan molesto, como son medidas farmacológicas a nivel médico, y el ejercicio físico incluido en la fisioterapia. Existe cantidad de bibliografía sobre la repercusión positiva del movimiento en la sintomatología del dolor, y centrándonos concretamente en la enfermedad de Parkinson, las alteraciones motoras van íntimamente relacionadas con ese dolor. Por tanto, la rigidez, así como los cambios de postura característicos, pueden combatirse mediante el ejercicio activo con el objetivo de reducir tanto los síntomas motores como los no motores (dolor, depresión y calidad de vida).

En resumidas cuentas, muévanse, aunque cueste, porque alimentan el buen estado de los tejidos (musculatura, articulaciones, nervios…) la buena representación cerebral de su propio cuerpo (que implica un buen factor para no padecer dolor), una calidad de vida envidiable y un estado anímico como inicio de abordaje en problemas depresivos.

 

Bibliografía:

–          Santos-García D, Abella-Corral J, Aneiros-Díaz Á, Santos-Canelles H, Llaneza-González MA, Macías- Arribi M. Dolor en la enfermedad de Parkinson: prevalencia, características, factores asociados y relación con otros síntomas no motores, calidad de vida, autonomía y sobrecarga del cuidador. Rev Neurol 2011; 52: 385-93.

 

URL corta: http://enfsr.es/1ntHiuz
Posted by FisioAso   @   18 junio 2014 2 comments
Tags : , , ,

2 Comments

Comments
Dic 12, 2015
1:55
#1 Leonor Ugarriza :

Hola David, quisiera saber que tan involucrada esta la fascia en paciente (hemiparésico) con dolor muscular soportable y con rigidez leve (ya tuvo terapia física 1año) pero persiste el problema de que el brazo y pierna se le ponen rígidos o se le traba en algún momento del día y dolor en ciertas zonas musculares del hombro y pierna.¿Se haría bien movilizar ese tejido para aminorar los síntomas?

Ene 1, 2016
20:06
#2 FisioAso :

Hola Leonor, realmente no puedo contestarte puesto que no estoy formado en manipulación de la fascia. En cuanto a dicho abordaje, siempre y cuando hagas una valoración inicial y posterior reevaluación que implique una actividad conocida por el paciente, además de una implicación de la fascia en dicha actividad, y encuentres hallazgos positivos, quizá haya una probabilidad de que dicha fascia está implicada. Ahora bien, me resulta difícil que la movilización de la fascia implicada en una actividad, la puedas separar completamente de otras estructuras, hecho que dificulta la asignación de relevancia correspondiente. Aún así, sólo sabrás si existe relevancia clínica realizando un proceso de reevaluación contínua.

Leave a Comment

Name

Email

Website

Previous Post
«
Next Post
»
CrossBlock designed by DeltaManual.Com  |  In conjunction with Web Hosting   |   Web Hosting   |   Reverse phone